Contenido: 

El pasado 22 de marzo celebramos el Día Mundial del Agua, una iniciativa promovida por la ONU que está por cumplir su primer cuarto de siglo en la tarea de concienciar a los países del mundo entero a realizar actividades de promoción frente al tema de conservación y protección de los recursos hídricos. Desafortunadamente, este tipo de iniciativas tienen poca difusión e incluso pasan desapercibidos para muchos de nuestras entidades educativas, que deberían desarrollar e instaurar programas claros, concisos y continuos de formación  frente a este tema y muchos otros de protección medio ambiental. A los padres nos queda la tarea de educar con el ejemplo y enseñar a nuestros niños, algunos tips e ideas para no malgastar el agua, por lo tanto es fundamental que ante nuestros hijos, seamos los primeros en aplicar estas normas. Para un adulto responsable, estas reglas son fáciles de realizar , no requieren ningún esfuerzo más que explicar a los pequeños que estamos haciendo y por qué: 

-Si tenemos aire acondicionado, el agua que expulsa el aparato por su desagüe, puede ser recogida y con ella los niños podrán regar las plantas de su jardín.

-El aseo de frutas y verduras en nuestras  cocinas es una actividad necesaria pero que  desperdicia gran parte del agua consumida en la preparación de nuestros alimentos.  Esa agua residual, puede también ser recogida y con ella regar plantas o lavar sanitarios.  Involucra a tus hijos en estas actividades cada vez que te sea posible, solo así aprenderán el valor del ahorro. 

-La ducha diaria, si se realiza en un promedio de tiempo de 3 minutos o menos, ayuda a ahorrar más de 5000 litros de agua al mes. Puedes lograrlo de forma recreativa, acompañando a tus hijos en la ducha y haciendo que cuenten segundo a segundo los minutos consumidos mientras toman su baño. Otra forma de lograrlo, es colocarles un cronometro con alarma.  En pocos días, ellos habrán adquirido el hábito de bañarse en poco tiempo. 

-Cerrar la ducha mientras te enjabonas, es un excelente habito que debemos inculcar en los pequeños, además porque solo así se concentraran en la tarea de lograr un excelente aseo de su cuerpo.

-Cuando te duches, recoge el agua fría que sale antes del agua caliente.  Tener un balde en la ducha es una buena forma de hacerlo y con el agua recogida puedes lavar el sanitario cuando sea necesario.

-Has que tus niños entiendan el por qué, la llave del lavamanos debe estar cerrada cuando se laven los dientes o las manos, eso hará que poco a poco tomen conciencia del enorme poder que cada uno de nosotros como seres humanos tenemos para proteger nuestro planeta.   

Explica a tus hijos que el inodoro no es un cubo de la basura, ahorraras mucha agua en descargas innecesarias.  Lo más importante de este proceso de educación con nuestros hijos, es que siempre lo hagamos en buena tónica con ellos, seria especial aún más especial  si involucramos algo de juego en cada acción.
Al final del mes, podrías premiar su esfuerzo en el ahorro del agua invitándolos a un helado o a comer pizza, siempre dejando en claro que es un premio por su compromiso en el ahorro del agua.